De catas por Intervin 2 (Alimentaria 2012)

abril 22, 2012 en Noticias

Uno de los momentos más especiales de esta pasada Alimentaria 2012, lo vivimos el tercer día, en compañia de Miguel Garcia propietario de la Vinatería del Call y de Dani Garcia el sumiller-jardinero creador de “Somnis d’una nit de vins”. Cuando pudimos disfrutar de una Master Class sobre vinos de jerez de la mano de Andrés Soto, director comercial de la bodega Fernando de Castilla. Consiguió emocionarnos a todos mientras nos explicaba el como y el por qué de cada una de las tipologías de los vinos de Jerez, los maridajes más convencionales y los más originales. Fue un viaje por el marco de Jerez lo que vivimos durante esas escasas dos horas que estuvo explicándonos. Una invitación a entrar en un mundo fantástico, donde estos vinos tan especiales lo abarcan todo. Tuvimos la suerte de catar toda la colección de vinos de Jerez de Fernando de Castilla. Esta vez vamos a destacar brevemente a todos por que todos son excepcionales.

Fino Classic. Sin lugar a dudas el rey del jerez abierto al mundo con la capacidad de enamorar a cualquiera. Muestra un color dorado pálido muy limpio y brillante, en nariz destaca un penetrante y ala vez delicado aroma de almendras. En boca lo reafirma los aromas mientras se muestra seco y de paso ligero.

 

 

 

Manzanilla Classic. El hermano salino del Fino, la Manzanilla, ambos parten de un mismo vino pero al ser criados en zonas diferentes, uno en Jerez de la Frontera y el otro en Sanlúcar de Barrameda su caracter cambia. Tiene un color pajizo brillante y limpio y sus aromas son más punzantes que el fino y los acompañan ese característicos toques salinos que otorga su crianza en Sanlúcar. Es también un vino franco, de estos que reafirman los aromas expresados en nariz. Como el fino se muestra seco y ligero en boca.

 

 

Amontillado Antique. Para mi el mejor de su especie. Los amontillados, son vinos que la nariz experta del Capataz descubre en ellos una potencia extra, entonces decide apartarlos del camino del fino, para que puedan expresarse tal y como son. Este amontillado de unos veinte años de crianza tiene un color ambar más bien claro realmente bello, en nariz se muestra muy rico en aromas aparecen especias, frutos secos, maderas aromaticas y notas yodadas. Los años de crianza, han domado toda esa potencia y la han convertido en un complejo intrincado de aromas delicados. En boca aparece redondo con cierta cremosidad, muy agaradable, y sobretodo profundo, muy profundo.

 

Oloroso Antique. Este vino a diferencia de los demás vinos de jerez, nunca intentó ser fino ni delicado, siempre quiso ser Oloroso, potente y profundo. Y realmente lo consiguió. Es de un color ambar brillante y limpio. En nariz es muy aromático, aparecen todo tipo de notas que reflejan claramente su crianza oxidativa. Frutos secos, maderas nobles, pieles de naranja en perfecta armonía. En boca se reafirma completamente en lo que es y tiene un final muy largo.

 

 

Palo Cortado Antique. Un vino de leyenda. Tambien conocido por ser un vino que no se busca sino que “sucede”. Se trata de un vino que en un principio fue fino, que por razones teoricamente desconocidas, despertó en él una potencia inesperada, y se encabezan de nuevo para que sigan su propio camino. Este “rare avis” a medio camino de un amontillado y un oloroso. Es una autentica delicia. Mantiene en nariz toda la finura y expresividad del amontillado, para que en boca coja la potencia y la profundidad del oloroso. Un auténtico vino para la meditación. A mi me tiene totalmente seducido y a su merced. No quiero dejaros su nota de cata por que en palabras no puede describirse como se merece, probadlo.

De catas por Intervin 1 (Alimentaria 2012)

abril 12, 2012 en Noticias

Fue una semana intensa en la Alimentaria. Tanto, que los coletazos de esa semana, no nos han permitido sentarnos y escribir sobre ella, y dejar constancia de las pinzeladas que más nos han marcado hasta ahora.

Una de las pinzeladas que más nos gustaron fue el espacio de cata que Taste & Flavours puso en el pabellón de Intervin. Bajo el nombre de “50 vinos para el 2020″, el enólogo Lluis Manel Barba junto con un Comité de Cata compuesto de cinco sumilleres de prestigio, escogidos por la Unión de Asociaciones Españolas de Sumilleres (UAES) y la Academia de Sumilleria & Master Sumillers de España (A.S & M.S.E). Seleccionaron los 50 vinos, atendiendo a criterios como el respeto al medioambiente, variedad en el terruño, mayor aporte de naturalidad, técnicas y materiales novedosos, frutosidad, elegancia o frescura, etiquetas atractivas y, además, el precio, ya que ninguno superaba los 20 euros por botella. Buscando lo que creará tendencia de aquí al 2020.

Podríamos destacarlos todos, ya que la selección fue cien por cien acertada, pero si tuvieramos que destacar alguno en concreto, destacaríamos:

Bermejo, una malvasía seca de Lanzarote. Vino blanco de atractivo color y de gran complejidad aromática. Muy frutal de entrada, con matices de limón y mango. Pasa por boca de manera suave y untuosa, sigue recordándonos a limón, también a hierba seca y a la piel de melocotón, al final su sabor dura y dura en la boca. Tiene un carácter marcado de malvasía.

Edetària, una mezcla de garnacha blanca, viognier  y  un poquito de muscat de grano pequeño de Terra Alta. Vino blanco interesante, con un perfume floral muy atrayente. Principalmente nos recuerda a flores y frutas blancas muy frescas,  con algunos detalles minerales. En boca es amplio y con un cuerpo sorprendente y de tacto cremoso,es franco en boca ya que aparecen los mismos aromas que notamos al olerlo. El final es fresco y muy elegante.

Habla del Silencio, syrah, cabernet sauvignon y tempranillo de Extremadura. Vino tinto de un precioso color purpura y de un gran expresividad aromática. Al principio, da la sensación de entrar en una herboristeria, complejo definir los aromas, al poco van apareciendo con mayor o menor nitidez, nueces moscadas y aromas de sotobosque mezclados con grosellas o incluso casis. En boca es de entrada muy fresca y potente, con un cuerpo espectacular, reafirma todo lo encontrado en nariz y lo acompaña con puntos de bollería. Después de un buen rato aún se mantiene su recuerdo en boca.

Quest, una mezcla de cabernet sauvignon, cabernet franc y petit verdot de Costers del Segre. Vino tinto de elegantes tonos cereza y fino perfume.  En nariz sorprende agradablemente la nitidez con la que se aprencian sus frutas negras como las moras, con sensaciones especiadas principalmente de tomillo y vainillas. En boca es intenso, fresco pero sin excesos, regresan las moras pero esta vez acompañadas de hierba fresca y romero. Final agradablemente amargo incluso invitante.

Switch to our mobile site