Receta de acelgas en salsa blanca con maridaje

Las cremas son perfectas para una cena ligera o como primer plato. Estas acelgas en salsa blanca tienen muy buen sabor, son fáciles de preparar y pueden ser una buena forma de preparar acelgas para los niños.

Ingredientes  (para 4 personas) :

- 500 gr de acelgas
- 50 gr de harina
- 1 litro de leche
- 100 gr de mantequilla
- 2 cucharadas de almendras fileteadas o 2 cucharadas de piñones
- el zumo de 1 limón
- sal, pimienta, nuez moscada (si se prepara para niños es mejor omitir la nuez moscada ya que puede sentarles mal.)

Preparación:

- Lavar y cortar las acelgas en juliana. Cocerlas en agua hirviendo con sal durante 2 minutos.

- Escurrirlas y sumergirlas en agua helada con el zumo de un limón. El agua helada detendrá la cocción y el zumo de limón gracias a su poder antioxidante ayudará a que permanezcan verdes y no se oscurezcan.

- Poner las almendras fileteadas y los piñones en una fuente de horno y tostarlas a 200º unos minutos, vigilando que no se quemen. Reservar.

- Para preparar la salsa fundir la mantequilla en una cazuela a fuego lento, cuando esté fundida añadir la harina y mezclar con unas varillas o con una cuchara de madera.

- Agregar la leche poco a poco, sin dejar de remover para que no se hagan grumos.

- Añadir las acelgas bien escurridas y la mitad de los frutos secos tostados.

Salpimentar y condimentar con una pizca de nuez moscada molida.

Cocer a fuego lento durante 15 minutos más,

Sugerencias de presentación:

Repartir en 4 boles individuales y añadir el resto de los frutos secos por encima para decorar.

Posibles modificaciones:

Se puede cambiar la almendra por piñones y tostarlos ligeramente.

Si se quiere un plato con algo de carne añadirle unos taquitos de jamón, o unas tiras de bacon sofritas.

Maridaje:

 

El maridaje de un plato de este estilo, ligero pero sabroso con cierta consistencia gracias a la estructura de la bechamel ligera. Sería un vino blanco seco, con cierta estructura con aromas más bien cítricos y con recuerdos herbales.

Creemos que haría una buena armonía con este plato un Caraballas Verdejo, un verdejo criado en sus lías realmente espectacular y de agricultura ecológica.

Y si tenemos la intención de sorprender, propondríamos maridarlo con una Val Dieu Blonde, una cerveza artesana belga, una rubia de estilo abadía, muy fresca, de aromas cítricos, de espuma persistente y cremosa.

 

 

Posted on noviembre 22, 2012

Leave a comment

Switch to our desktop site